Certificaciones Well enfocadas al bienestar total de los hoteles – Por arq. Fiorella Milla-León

Varios hoteles en el mundo están en el proceso de obtener la Certificación Well. El primero en lograrla, con mención Platinum fue The Inn at Moonlight Beach, ubicado en California, el año pasado. Foto: hoteles.com

Estos tiempos que nos llegaron como un sismo de gran magnitud, nos ha llevado a replantear varios tópicos que hasta antes del 15 de marzo, si hablamos de nuestro país, no teníamos mapeado ni siquiera en mente, menos en papeles. En el caso de los hoteles,  significa volver a competir, pero esta vez, con nuevas herramientas y perspectivas.

El usario cambió. Lo más valorado en la actualidad es:

  • Higiene y seguridad.
  • Cambios de patrones.
  • Compras menos compulsivas.
  • Resurgimiento de lo local.
  • Salidas menos frecuentes.
  • Guiarnos por conveniencia: comodidad, precio y oportunidad.
  • Aprender nuevas tecnologías.

En el caso de los hoteles, debemos sumar, al anterior listado, los siguientes atributos:

  • Generar: confianza, credibilidad, transparencia.
  • Nivel de servicio prioritario
  • Responsabilidad Social e Impacto Ecológico.

En esta etapa, los hoteles  tienen que velar aún más por la tranquilidad  en sus instalaciones, y una manera de hacerlo es cuidando la salud de los clientes, incluso el aire que se respira, los ruidos que se perciben, los ambientes que  acogen, las visuales, etcétera; todo enfocado en el bienestar.

Habitación del hotel The Inn at Moonlight Beach,
Foto: hoteles.com

Lo novedoso es que, hace algunas semanas apenas, una nueva certificación (que se suma a la Certificación Well ya existente) ha sido lanzada. Es la Well Health-Safety Raiting , diseñada con el objetivo de ayudar a las organizaciones a preparar sus espacios para el reingreso en un entorno posterior a COVID-19.

Creada e impulsada por el International Well Building Institute (IWBI), organismo que también ‘dio a luz’ a la Certificación Well.

Certificación Well

Fue la primera herramienta de evaluación de edificios centrada en el bienestar y la salud de sus ocupantes. Una certificación que prioriza el confort de los usuarios, y analiza la relación entre la salud y el entorno construido en que habitamos. Una certificación de este tipo asegura que la construcción cumple con estrictos criterios de sostenibilidad y bienestar. Se enfoca  en los siguientes conceptos  de Beneficio:

  • Aire.
  • Agua.
  • Alimentación.
  • Iluminación.
  • Movimiento.
  • Confort térmico.
  • Acústica.
  • Materiales.

Nació de la necesidad de situar a las personas en el centro del proceso del diseño. Es por eso que, dentro del equipo de 500 profesionales que tardó más de siete años en elaborarlo, participaron arquitectos.

Cada ítem de la herramienta tiene sus indicadores. Por ejemplo, para el concepto de aire, se traza un plan de calidad del aire interior durante la obra, la protección de espacios sensibles, al control de la aparición de humedades y, finalmente a la limpieza del aire dentro de los inmuebles para que se encuentren libres de bacterias.

Si nos referimos al agua, se debe dar acceso a agua de alta calidad porque las personas que por desconfianza no la consumen tienden a ingerir bebidas azucaradas en desmedro de su salud.

Para el tópico Iluminación, el  diseño  toma en cuenta los ritmos circadianos así como el planteamiento de una iluminación natural para los espacios y un sistema de control de cortinas. Las escenas de iluminación adecuadas para cada habitación son prioritarias ya que juegan a favor del óptimo descanso de los huéspedes, así como de quienes usan los espacios para trabajar.

Si de materiales se trata, la idea es reducir la exposición de las personas a los componentes contaminantes de los materiales y para ello es imprescindible conocer la procedencia de todos los acabados arquitectónicos y de interiorismo como es la ropa de cama.

Para el caso de la acústica, el control del ingreso de ruidos provenientes del exterior debe ser riguroso al igual que los ruidos que llegan por la misma operatividad del hotel, (pasillos, pozos de luz etcétera). Un sistema como el de enmascaramiento del sonido es una excelente propuesta que vienen utilizando muchas cadenas internacionales.

Camino a la Certificación

Para las edificaciones, significará estar certificado cuando se haya pasado los estándares normados por Well Building Institute (IWBI). Existe una pauta específica de las acciones y tareas a implementar que en su conjunto llevan a cumplir con los estándares.  Los beneficios serán grandes, pero en lo fundamental: un impacto positivo en la salud de sus ocupantes. Para la propiedad, un aumento del valor activo además, de un reconocimiento de marca.

No existe un monto específico para implementar el proceso, que siempre se hace bajo la asesoría de una Consultora especializada en estos temas. Citamos dos extremos, según fuente del Well Building Institute (IWBI): un edificio en Los Ángeles tuvo un sobrecosto de +1.7% versus su presupuesto original. Mientras que una empresa de consultoría, en Londres, en 2016 gastó 80 mil dólares en costos de adecuación Well.  Su retorno a la inversión, en este último caso, fue: reducción del 50% en el ausentismo y una disminución al 27% en la rotación de personal.

En realidad, depende del tamaño de la empresa; de una selección consciente y elaborada de los indicadores que ya se tiene y se puede acreditar en los rubros calidad, buen desempeño, etcétera. Ejemplos prácticos: tener un biohuerto; sistemas de agua que brinden muy buena calidad del líquido elemento; acondicionar ambientes en los que haya una bien pensada mixtura de iluminación artificial con luz natural; tener espacios para la actividad física, etcétera, etcétera.

En el caso de hoteles independientes, que son la mayoría de los encargos, en nuestro estudio García Milla-León, siempre los direccionamos al cumplimiento de todos estos conceptos; ser leales a sus principios, tener una construcción de marca  involucrada con el Bienestar en todo sentido tanto de clientes, colaboradores como de inversionistas.

En el mismo camino

El Well Health-Safety Raiting es una clasificación de seguridad sanitaria basada en las directrices elaboradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los centros para el control y la prevención de enfermedades de los Estados Unidos, y del mundo, y los organismos de gestión de emergencia, así como de las principales instituciones académicas que hacen investigación. Como se lee, una certificación elaborada con un enfoque médico, algo muy de tendencia porque todas las anteriores tenían una mirada más dirigida al ámbito de la ingeniería.

Se conoce, que más de 600 profesionales: expertos en salud pública, virólogos, arquitectos, diseñadores y entendidos en el sector inmobiliario, han participado en su elaboración. Con esta Guía se reforzará nuevas y mejores prácticas a fin de evitar que el virus (y otros más) se siga esparciendo. 

El sistema trabaja con pruebas a cargo de verificadores externos, para todo tipo de edificios y espacios, ya sea en construcción o existentes. Está centrada en políticas de operación, protocolos de mantenimiento, planes de emergencia y estrategias de participación. Una extraordinaria hoja de ruta que guía, valida, reconoce y escala las acciones de gestores y empresarios en materia de crisis sanitaria. Establece 21 objetivos (que será motivo de otro artículo) de los cuales se deben cumplir como mínimo quince para estar certificados.

Marcando el paso

Hace aproximadamente un año, The Inn at Moonlight Beach Hotel, en California, fue el primer hotel en obtener la ansiada Certificación Well. Y, lo logró, entre otras condiciones por: contar con una granja urbana biodinámica (trata a toda la superficie terrestre, donde se desarrolla, como un organismo vivo que es autosuficiente y genera su propia vitalidad).

Pasillos The Inn at Moonlight Beach Hotel
Foto: hoteles.com

De este espacio se aprovechan los alimentos que apoyan el concepto nutrición; tiene una filtración meticulosa de aire; bibliotecas con títulos referidos a la Salud y al Bienestar; colección de té de hierbas medicinales en el salón; plataforma de meditación.

En definitiva, como dice, el presidente de la IWBI, Rachel Gutter, “la actual pandemia ha confirmado que la salud es una consideración económica de primer orden…Y, que “sus edificios y sus cuidadores son la primera defensa para mantenernos sanos y seguros…”.

Para contactar con García Milla-León Arquitectos:

Fiorella Milla-León

administracion@gmlarquitectos.com.pe

(+51) 992742403

(+51) 222-0142

Ver el perfil de Fiorella Milla León

Contenido patrocinado por García Milla-León Arquitectos

García Milla-León Arquitectos es un estudio de Arquitectura e Interiorismo Empresarial Emocional, donde se presta asesoría a lo largo de todo el proyecto corporativo, entendiendo y observando la marca y su personalidad, para luego generar la idea, lo que es el MOOD BOARD y LOOK & FEEL y, finalmente desarrollarlo.

El estudio ha llevado a cabo varios proyectos hoteleros, entre ellos: el Hanan (Arequipa),  Arawi–Colon y Arawi Bolívar, Radisson Tacna; desarrollo del manual de estandarización para los hoteles de la Derrama Magisterial; remodelación del hotel Victoria Regia Iquitos, etcétera.

www.garciamilla-leonarquitectos.com

Fiorella ha escrito distintos artículos para Hotel Perú News como son:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *