El Día del Padre siempre me provoca muchas emociones todos los años.
Como padre de cuatro hijos, celebro el día y estoy lleno de gratitud por haber tenido la suerte de convertirme en padre. Es verdaderamente uno de los mayores regalos de la vida. 

Cuando pienso en mi propio padre, JW Marriott, se vuelve más complicado. Amaba a mi padre, por supuesto, pero él fue muy duro conmigo mientras crecía. Había muchas reglas y grandes expectativas y no había mucho tiempo para el afecto. 

Papá era un perfeccionista con una obsesión por la limpieza y el orden. Tenía mucho que decir: sobre cómo rastrillaba las hojas del césped, cómo lustraba sus zapatos o lavaba el auto, sobre las calificaciones que obtuve en la escuela, etc. Su tendencia a nunca estar satisfecho continuó en mi vida adulta cuando comencé a trabajar para el negocio familiar. Nuestra relación fue tormentosa de vez en cuando, hasta que falleció en 1985. Ahora, ¿no lo sabrías? No pasa un día en el que no piense en él.

Mi padre fue la encarnación del sueño americano: tuvo una educación muy humilde y se convirtió en un nombre icónico en los negocios. En su juventud, fue un vaquero que literalmente pastoreaba ovejas para ganar dinero para su familia. 

Por inconcebible que sea, cuando solo tenía 15 años, mi padre viajó solo en un tren desde Salt Lake City a San Francisco para vender miles de ovejas de la familia. Mientras estuvo allí, deambuló por la Feria Mundial de 1915, donde las fantásticas exhibiciones llenaron su cabeza de sueños sobre viajes y logros. 

Esa experiencia reveladora ayudó a avivar su ambición. De regreso a casa, soportó la pandemia mundial de 1918: toda la familia estaba enferma y en cuarentena. Más tarde, se fue de Utah para completar una misión voluntaria de dos años en la costa este para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Fue en su viaje de regreso a casa, cuando pasó por Washington, D.C., cuando notó un vendedor de carritos de mano que no podía satisfacer las demandas de los turistas de helado y limonada bajo el caluroso sol de verano. Concluyó que Washington, DC era un gran lugar para un puesto de cerveza de raíz. 

El resto es historia familiar. Papá, después de graduarse de la Universidad de Utah, se casó con mi mamá. Luego, él y su nueva novia, junto con el amigo de la familia Hugh Colton, abrieron una franquicia A&W de nueve asientos en 1927. Cuando se acercó el invierno, agregaron comida caliente al menú, lo que dio origen a la cadena de restaurantes Hot Shoppes. 

Papá continuaría desarrollando diferentes negocios de hotelería a lo largo de los años, incluida la gestión de servicios de comidas y catering de aerolíneas. Pero la mudanza al negocio del alojamiento en 1957, cuando vio por primera vez el nombre de la familia Marriott en las luces, aseguraría su legado. 

Al celebrar el Día del Padre esta semana, me encuentro reflexionando sobre algunos de los valores que mi padre me inculcó: integridad, trabajo duro y compasión. A veces, las lecciones que enseñó fueron dolorosas y desagradables en el momento, pero me alegro de que insistiera en transmitir sus creencias. Construyó su negocio con ingenio y pocos recursos. La suya es una increíble historia de éxito. Sin embargo, en su corazón, papá era un vaquero que valoraba la fe y la familia por encima de todas las cosas. 

La noche del fallecimiento de papá, me senté en su escritorio en casa y noté una nota que había escrito a mano la noche anterior. Era una frase familiar que decía: "Las mejores cosas de la vida son gratis". Papá tenía razón en eso. Hoy, le deseo a él y a todos los demás padres un Feliz Día del Padre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *