Chris Matyszczyk o Absurdly Driven, ve el mundo de los negocios con una mirada escéptica y cree que los hoteles están teniendo una crisis de identidad.Mientras la tecnología causa estragos en nuestra sociedad y los millenials se dan cuenta que no quieren el mismo estilo de vida que sus padres, los hoteleros se están rompiendo la cabeza tratando de descifrar qué es lo que quieren las personas.

Una de las respuestas es que la mayoría de clientes prefieren Airbnb, porque normalmente es una opción más barata. Otra respuesta realmente evidente es como los hoteles están constantemente rediseñando sus habitaciones para poder adaptarse a las nuevas realidades.

Según un reporte de The New York Times, los minibares en las habitaciones están desapareciendo. Y es que, ¿Quién quiere pagar $15 por una pequeña botella de whiskey?

Además, los hoteles han estado experimentando con quitar los escritorios y closets de las habitaciones. Pero, ¿son estas medidas únicamente para ahorrar dinero? No exactamente. Al parecer los viajes por negocios son cada vez más cortos, por lo que los viajeros ya ni se molestan en desempacar.

En cuanto a los escritorios, algunos hoteles empezaron a convertir el área de recepción en áreas de trabajo, para que se congreguen ahí los viajeros de este tipo y puedan compartir sus historias. Lamentablemente, los tiempos avanzan rápidamente. Y este grupo de viajeros se puede llegar a cansar de los hoteles que se asemejen a sus oficinas. Hasta Mark Zuckerberg ha aprendido que la privacidad puede ser algo bueno.

Es así, que los hoteles quedan en libertad para experimentar. Esto es difícil, porque hay que estar mudando cosas dentro y fuera, así como el tener que diseñar para tendencias que cambian tan rápido, que ocupan mucho tiempo y que suponen el riesgo de llegar demasiado tarde.

El escritor confiesa que por mucho tiempo valoraba los hoteles por los pequeños detalles: el servicio, la limpieza, el hecho de no tener que tender su cama. Incluso tuvo una experiencia mediocre con Airbnb, lo cual lo enganchó aún más con los hoteles.

Ahora sin embargo, se encuentra en un viaje largo en el que solo está utilizando establecimientos de Airbnb. Y dado que la mayoría de estos cuestan un tercio de lo que vale un hotel, le está yendo muy bien con Airbnb. Además, comenta que los Airbnbs que ha usado se parecen a las fotos que ponen en internet, algo que difiere mucho a las citas por internet.

Los anfitriones han sido extraordinarios. En la actualidad está en el tercer Airbnb de su viaje en dos ciudades europeas. Piensa que ahora le será muy difícil poder considerar un hotel sobre un Airbnb, ya que siente que cada vez más los anfitriones de estos establecimientos están más conscientes de las necesidades de sus clientes y pueden reaccionar rápidamente ante estas, ya que cuentan con un apartamento – en algunos casos con un par más – por el cual preocuparse. A diferencia de esto, los hoteles cuentan con cientos de habitaciones y huéspedes con diferentes necesidades.

A propósito de esto, comenta que le da miedo que los hoteles tengan que tomar la misma dirección que las aerolíneas. Quitaran muebles de las habitaciones, con la esperanza de que no notes que las habitaciones ya de por sí son pequeñas. De esta forma, trataran de ganar más dinero por metro cuadrado.

The Times escribió sobre los hoteles boutique Moxy, donde cuelgan los muebles en ganchos a la pared. De esta manera, tú decides como quieres que se vea tu habitación.

Según Stephani Robson, profesora titulada en la Escuela de Hotelería de la Universidad de Cornell, esto es lo que estaría sucediendo en la industria hotelera, “Confusión es una buena palabra para definir este momento, comenta. “Lo que yo creo que va a pasar es que va a existir una marca para cada nicho, y te volverás fiel a la marca que te ofrece lo que tú quieres, como café, un closet, y un escritorio si eres un viajero de negocios”.

¿Cuándo? ¿Cuánto trabajo e inversión tendremos que hacer, todo para que la tendencia cambie una vez más? Está claro que es difícil de aferrarse a los nichos.

Mientras tanto, muchos viajeros elegirán sobre los hoteles a los Airbnb y tener contacto personal con los dueños.

Finalmente, el escritor a modo de broma comenta que si existe un hotel que se especialice en personas con acento inglés, pasaporte americano y descendencia polaca el estaría feliz de hospedarse ahí.

 

Fuente: https://www.inc.com/chris-matyszczyk/this-is-why-hotels-are-removing-minibars-and-desks-and-closets.html

 

2 comentarios en «Razones por las que algunos hoteles están quitando los minibares, escritorios y closets de sus habitaciones»

  1. Me gusto mucho este articulo, sobre todo para nosotros que estamos en hotelera independiente, en lo personal me encantaría que ya el minibar, quede fuera de las habitaciones en muchos hoteles.

    1. Ya hay muchos que ofrecen los artículos de minibar cerca a la recepcion como la cadena Casa Andina en Perú previo pago se pueden llevar lo que deseen en una canastita a la habitación y el hotel no tiene que hacer cuentas de consumo que a nadie le gusta cobrar pagar ni contabilizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *